26 abr. 2012

Dependencia o libertad.


En mi opinión lo complejo de las relaciones, es la variedad de necesidades que reside en el interior de cada ser humano. Queremos disfrutar el momento sin atarnos a alguien. Valoramos una amistad por encima de una vida en pareja. O por el contrario buscamos esa persona que nos acompañe en el día a día como órgano vital. Sexo sin compromiso, sexo con amor, relación abierta, relación de respeto mutuo...

Pero, ¿Cuándo pasamos de un extremo a otro? ¿En qué momento dejamos de ansiar nuestra libertad para coartar la del otro? Al fin y al cabo los celos no son más que carceleros que tan sólo merman la autonomía de cada uno. Al ver al otro como algo imprescindible para vivir, y desear que el también nos vea así, reducimos nuestra existencia a la mera dependencia.
Si atamos con rienda corta a la persona con la que queremos compartir nuestros días, probablemente terminemos consiguiendo que desee huir. Las cuerdas que están siempre tensas terminan deteriorándose, desafinando... En cambio, si les dejamos ser independientes amarán nuestra libertad y desearán beber de ella.

17 abr. 2012

He pensado...

A veces me cansa esperar que surja la vida
en un aliento de humanidad, 
en un suspiro de piedad.

He cerrado los ojos, 
he imaginado tu mano en mi hombro, 
tu voz susurrándome que al abrirlos 
todo iba a estar bien.

He pensado en hombres sin miedo, 
en desiertos vencidos donde brotaba la hierba, 
en un sistema justo que reparta lo que no es nuestro, 
lo que la Tierra nos ha ofrecido.

He pensado en reinventar los cuerpos 
y que lo bello no fuera un desfile en Cibeles. 
Dejar de inflar sus vientres con nuestras ambiciones 
y saciar el nuestro con su hambre.

He pensado en pueblos con casas de cal 
y mujeres bordando banderas prohibidas. 
Y llenar con esa imagen el viento de libertad, 
que recorra las calles de ciudades dormidas.

He pensado cargar sus armas con flores 
de Revolución de algún país vecino.
Devolver a las madres 
de la Plaza de Mayo sus hijos. 


Parar el poder, el engaño, 
la manipulación, la corrupción y la ira.

He pensado que todo esto queda en deseo 
si seguimos vendiendo y comprando la vida,
alimentando el hambre, incendiando los sueños,
abriendo heridas...

14 abr. 2012

El más valiente.

Nos pensábamos inmunes ante tanta distancia. Contra tanto tiempo. Pero mi sonrisa se torna mueca si recuerdo los días de paseos hasta el río y caricias en mi portal. 
Me quedo callada, no sé qué decir, es de mala educación hablar con la boca llena de ganas, y no consigo tragar. El vaivén de tu cama era un estilo de vida, no permitas que me olvide del olor de tus sábanas. Busco alicientes que consigan que estos días no sean sólo sobrevivir a la rutina. 
Estas líneas vuelven a parecerse a las de la última semana, y me saben amargas, como si mis ojos se volvieran paladar. 
Sólo por seguir ahí, y no quitar mi foto de tu cuarto, sigues siendo el más valiente de todos los que conocí, y más sabiendo que de un tiempo a esta parte soy todo ruido, pura inercia...
No te preocupes amor, volveré a hacer la maleta con más ungüentos y menos ropa. Visitaremos de nuevo nuestra playa, sin prisa, sin cabeza, sin mañana. Te preguntarán si ya no te bebes mis manías. Contestarás seguro de mi que las estoy guardando todas para dártelas en dosis cargadas de adrenalina.

9 abr. 2012

Somos un mensaje.

Nos definirán de antisistemas.
A sus ojos radicales, subversivos, enemigos…
No somos la imagen que venden sus cadenas.
Somos la rabia del pueblo, el hambre del gentío.


Eslabones que se rompen de una economía elitista.
Si nosotros somos los locos, que me libren de estar cuerda.
Voces de esperanza ante su futuro sombrío.
Las batallas que más cuestan, no se libran en la guerra.


Reyes de la manipulación, amos del engaño.
¿Hablamos en sus términos para que nos entiendan?
No especulamos con los sueños del pueblo.
No invertimos en miseria.


Políticos sin voz ni voto, títeres de cuerda corta.
Salmones arrastrados por la corriente del dinero.
Conciencias adormecidas, mentes petrificadas.
No somos mercancía, nosotros no nos vendemos.


Cambiaremos el movimiento de rotación del planeta.
Armemos jaleo, hagamos Revolución.
Basta ya de tener miedo a patriotas ofendidos.
En la lucha está la solución.


Aunque nos corten las alas, aunque aprieten las cadenas.
Haremos como el agua, hondas que se expanden.
Faro para alumbrar la penumbra que nos dejan.
Gritos para sordos, somos un mensaje.





















6 abr. 2012

Mariposa de Vietnam.

Los sueños son inevitables y necesarios para avanzar. Pero pienso que no hay que confundir esos sueños con planes y premeditaciones. La vida se vuelve demasiado monótona y aburrida si pactamos nuestro futuro de antemano.
Hace poco me han enseñado, o me han demostrado que los días son más intensos si tan sólo nos dejamos llevar. Y eso hago desde que me dijeron que improvisando, las cosas salían mejor. Hasta ese momento no me había dado cuenta de todo lo que me estaba perdiendo, de lo que estaba dejando atrás. La vida es demasiado efímera para aferrarte a un plan. 
Seamos entonces como mariposas de Vietnam, que al saber que sólo durarán un día, viven cada momento con muchísima más intensidad.