29 dic. 2012

Te odio. Mentira.

Después de aquel pecado te quedaste dormido, como si antes no hubieras podido descansar sin conocerme por dentro. Te quedaste dormido abrazándome, no demasiado fuerte pero suficientemente firme, como el tronco de los árboles, que solo los agentes externos más agresivos, o las herramientas de los hombres pueden derribar.
Te duermes, y sin sueño, me duermo, eres mi hábitat natural, donde no necesito cosmética, peinados de revista, y mucho menos ropa. 
Te entra el frío, y ahora sí, me abrazas fuerte, y me estremezco, me dices que se te enfría el cuerpo, que te caliente, que me necesitas, esto último es mentira, pero suena tan dulce de tu boca, que pego mi piel a la tuya y regulo nuestra temperatura. Y así hacemos del invierno primavera.
Me rescatas en medio de mi desorden, de mi desastre, pero yo no quiero ser salvada, sólo me dejo porque eres tú, y finjo que me asusta el caos, y lo cierto es que vivo de él, lo cierto es que no hay sabor como el del caos. Me resulta profundamente fascinante vivir improvisando, no tener control sobre nada y así nada te controla, porque el orden y yo nos respetamos y mantenemos las distancias.
Lo único bueno de todo esto es que me encanta que me enseñes, sobre cualquier cosa que tu sepas, yo nunca lo aprendo, pero siempre te escucho y sé que es importante aunque a mi no me sirva.
Aún así siempre has preferido mi polvo al de campanilla, dices que la mierda que ella vende no te hace volar como el mío, y que se ha vuelto demasiado comercial.
Días a tu lado, noches con tu cuerpo.

- Te odio. 
-Mentira.
- En ocasiones me gustaría odiarte.

A veces, para ser libre hace falta mentir. 
Pero sólo las personas que están vacías son fáciles de engañar. Y yo estoy llena de ti.

17 dic. 2012

La fidelidad del cisne es mentira.

Soy yo la que conoce su manera de despertar, bostezar, y retorcerse. Y saboreo la batalla de después sobre si ronca o no ronca. Qué divertido es hacerle enojar.  
Estoy preparada para todo menos para nada. Como cuando llueve, abres el paraguas y la lluvia cae en diagonal, igual que  las líneas que dibuja su espalda, las que dan paso a su culo y otras venganzas.
Tiene su encanto levantarse antes que el Sol, pero prefiero que mientras esté en esta cama bajemos las persianas, que no está la luz preparada para que esto se acabe, y lo eterno sólo dura un rato.
Solemos apostar por cosas que a otros no les salieron bien, o que nos dicen que tienen fecha de caducidad. Porque mientras es nuestro nos sentimos de puta madre.
Párate a intuir si el viento lleva colores, y en cada pestañeo de esperar azules y violetas, te estarás perdiendo cómo se abren unas piernas.
Lo cómodo que resulta desprenderse de la ropa con calor artificial, y lo sutil que puede llegar a ser hacer fuego con la piel. Y su mano dibujando mi cuerpo, y mi cuerpo en simbiosis con su mano. 
La misma capacidad para morder tus labios que para respirar.
Que somos como amebas, el único organismo instintiva y biológicamente fiel, (a pesar de lo que digan de los cisnes). Las amebas cuando encuentra a su pareja se funden en un sólo cuerpo, en una sola célula. ¿No es precioso ser protozoo?

Pero bueno, hace mucho que dejamos las clases teóricas de biología. Solo quería contestarte a la pregunta que me hiciste anoche en el coche, sobre todo eso de nosotros y la felicidad. Mi respuesta es SI, todos los días desde que te conozco.

11 dic. 2012

Caliéntame los pies.

Me he sentido tan irascible ilógicamente  por querer que el teléfono sonara a cada minuto,  y  que me preguntaras qué tal fue mi día de mierda, apuntes y té negro, que olvidaba que hoy escribiste que te importo en una chimenea, encima de un tejado, donde nadie pudo verlo, sólo el cielo, tú, y yo en una foto. Y que has prometido volver a hacerlo donde nunca se borre y sólo sea para nosotros.
No todos los días te quiero tanto, a veces te quiero más. No es que sea insaciable y quiera más de ti. Es que lo quiero todo, y todo nunca puede ser. He de aprender a administrarte en dosis, pequeñas, sutiles, sabrosas.
Pero no logro comprender de qué cojones sirve tanto frío si no estás para arroparme. 
Ven a calentarme los pies y lo que haga falta. Y hacen falta tantas cosas...

3 dic. 2012

Basada en besos reales.

He tratado de quererte suficiente en lugar de demasiado, asumo que sería la forma más perfecta de libertad. Y créeme que me esfuerzo cada día.  Pero al final resulta que te doy más importancia de la que me puedo permitir, porque se crea una especie de estúpida dependencia, y eso nunca ha sido bueno en ningún aspecto de la vida.
Es bastante incómodo pensar en tu espalda en clase de Política, querer gritarte en mitad del metro y que ni si quieras estés ahí, oler tu colonia, darme la vuelta en el paso de cebra y que el muchacho no seas tú.
Sería agradable no estar falta de caricias más de dos semanas seguidas. Necesito que ahora mismo, en esta habitación, en este instante, justo en este momento, me hagas reír como sólo tú sabes, porque a lo mejor no muero de amor, pero seguramente lo haga atragantándome con una carcajada.
Yo lo que quiero es fumar tus labios, que esos me hacen crecer más en una calada, que en un millón de años.

¿Te suena esta historia? Está basada en besos reales.

Era una chica pequeña y menuda, ese día él la llevaría al cine con su coche nuevo el serie5 que tanto esfuerzo le había costado. La Criatura era consciente de que a él no le gustaría la película, así que tenía que compensarle con algo, ella no solía vestir con faldas y demás por el estilo. pero se puso un vestido de los años 80 de la adolescencia de su tía en pleno siglo XXI y los tacones negros más altos que encontró. Se ahuecó las ondas de su pelo y añadió negro a sus ojos color miel. Y de pronto llaman a la puerta, y ella tan nerviosa y tan patosa como el primer día, baja torpemente las escaleras, como había ensayado, mirándole a él a los ojos, que le esperaba de etiqueta en el primer escalón. 
De repente el se pone colorado, sonríe inevitablemente, le tiende a la chica la mano y le ayuda a bajar casi flotando. Primero dijo que el vestido era demasiado corto, y demasiado apretado, pero que la chica estaba demasiado preciosa, y ella se puso demasiado colorada.
En el cine, como era de esperar, él se durmió en su hombro. Ella sabía de su esfuerzo, y aunque odiaba las discotecas cedió a cambio de ginebra,  porque a él le apetecía bailar, y aunque a ella no se le daba bien seguir el ritmo de la música, o más bien le aterraba, decidió hacerle feliz.
Descubrió que no fue tan mala idea, y en el momento más absurdo de la noche, también el más desconcertante, el DJ gritó a los clientes que levantaran algo que brillara, de repente la chica se vio suspendida en el aire, todo fue muy rápido, él la sostenía, todos miraban, ella estaba abochornada  pero luego pensó que fue el gesto de amor más brillante y original que había tenido en mucho tiempo.
Y él, que no era mucho de palabras y declaraciones, consiguió que ella se quedara muda también, muda pero feliz. Porque a veces se pueden vivir de los gestos, disfrutar del silencio, y creer en él.

27 nov. 2012

3.00

Ya sabes de mi adicción a la madrugada y sus mentiras. Hoy me esforcé por combatirla, traté de conciliar el sueño y aquí estoy, escribiéndote a las 3.00. Me desperté con la necesidad, como siempre.

Se exasperan los muchachos en las calles si sospechan que no me bebo tus caprichos. Y es que vida, después de despedidas apresuradas en domingo, maletas y estaciones, y eso de quedarme tus calzoncillos, pues, vienen los días de dependencia, de buscar tus labios en los bares, tus miradas en el metro.

Encuentro la libertad de lunes a jueves en Café de Indias, bebiendo té y contándole a las servilletas de nuestros pecados, de la condenación eterna y de lo suave que es el fuego del infierno en ocasiones. Ciertos viernes y sábado los Gin Tonics hacen el resto en la Alameda, y el paseo hace de confesor, muchas veces de consejero. Hércules en Sevilla es mi Consillere. Pero a esta ciudad le falta mi sonrisa preferida, y eso debe ser lo más contraproducente que ha experimentado moza alguna.

Que prefiero andar descalza sobre puntas oxidadas, a probar el terror que queda en el vacío de una cama. Y el calor es eso que rescatamos cada viernes al bajarme del tren, tú ahí cogiéndome el equipaje, como si fueras una película en blanco y negro, y resulta gracioso, porque tú eres más como James Dean, ni flores, ni bombones y mucho menos bailes en París. 

Pero no necesito que seas Rick Blaine, que por caballero ayudó a Ilsa a irse con otro.

Te pediré algo, patalea cuando me veas marchar, grita que no quieres perderme, asegura que no sabes ser sin mi voz, y te juro que de una patada cambio las islas de sitio.



19 nov. 2012

Autodestrucción.

Esta noche estaba... estoy escuchando los Kings of Leon, porque resulta que del vértigo de tu ausencia sólo me salva la música, a veces el chocolate y otras muchas dormir ocho horas seguidas.
Pero no nos desviemos, ¿por dónde iba?...¡Ah sí! El caso es que andaba leyendo a Salinas y escuchando los Kings of Leon y no sé por qué me acordé de la facilidad que tienes para encender la lumbre, y cómo consigues qué parezca tan sencillo, creo que podrías colorear el vuelo de las golondrinas y no morir en el intento. Si no fuera porque es físicamente imposible diría que también puedes enhebrar cables de luz en agujas de hilo.
Es como si me susurraras entre fluorescentes y matices, "No te preocupes nena, estoy aquí y todo está bien". Y sí, es verdad que todo es bien cuando estás, porque me sacas del dédalo en el que se encuentra mi cabeza, y exudo todo el veneno a borbotones que yo misma me inyecto, por eso de la autodestrucción y el masoquismo.

Así que, si lo sabes, haz que mi mente pare de inmolarse, que deje de escuchar música a todas horas y ven de una jodida vez.

PD: El lunes fue mejor de lo que esperaba, apenas pensé en tus manos mil veces por suspiro.

14 nov. 2012

Aún. Ahora.


¿Te acuerdas cuándo era invierno en primavera y a ti te dio por cazar gamusinos en los parques? Y jugabas con mechones de mi pelo esperando que en tu cama se hiciera de noche. Yo me sacudía con violencia los vapores que producían los secretos de los coches, ese día tenía las gafas, se me empañaban y no veía tu cara, y...¡cojones, qué miedo daba! Desde entonces no me quito las lentillas.

Me puse a reconstruir las cicatrices a filigrana, mientras me dibujabas con los dedos arco iris en la nuca, aún no he descubierto cómo conseguías los colores.

Me besabas en la oreja, pero no pronunciabas las palabras mágicas (Dos palabras, ocho letras), entonces no sabía si tenía frío o calor, porque resulta que el frío también quema y yo ardía como Ícaro, te parecía gracioso, entonces dejaba de arder para bailar con tu carcajada, estallabas de lascivia y a mi me partía la cara una sonrisa.

Luego venía eso de que si las cosquillas en tu axila, de que si los sudores en mi pecho, y los dientes afilados porque estoy hecha de mordiscos y blasfemias y algunas que otras canciones de las que ni si quiera entiendo el idioma, pero joder, qué bien suenan...
¿Sabes? Me gustan los comienzos, porque son los momentos en los que un final parece imposible. Y nosotros empezamos cada día. Aún. Ahora.






12 nov. 2012

Laters, baby.

Nos dio por quitarle el polvo a las caricias, y para para deshacernos de su lastre lo echábamos en cualquier sitio. Igual que cuando llamábamos precipicios a nuestras lenguas y a los gritos, promesas.

Me mirabas atónito, ¿qué ta ha pasado? ¿qué coño leíste ahora? Me decías. Porque sabes que sólo crezco con poesía, y que desde que Benedetti me dejó ya no era la misma.

Qué venga la que tenga cojones a despertarte como yo, 'Imposible' insistías seguro, y seguías relatando: Que venga la que que llore viendo el fútbol como tú, y eso de pasarte el COD en tres días, eso si que me pone, y me sonrojo, y te enrojeces... y continuas enumerando mis gustos poco comunes, y no te aclaras, no sabes si lo odias o lo amas.

La verdad es que no tengo común ni el sentido, eso siempre me trajo problemas. La cabeza siempre llena de rollos y en todos los rollos, vicios. Pero me defiendo y soluciono toda mi mierda. Si cierro los ojos, no estoy.

Hay tormenta, el cielo mojado gime y ruge, y le da igual que no estemos preparados, ni armas, ni escudo, solo fuego de contención  Cómo inspira esta humedad, cariño, me recuerda a nosotros. Y a ver quién gana esta madrugada, a ver quién aguanta más, si la luna en el cielo, o yo en tu cama. 

He vuelto a la ciudad, ya sabes que es obligatorio. Pero regresaré antes de que tengas tiempo de pensar en agujeros y abismos. Casi puedo oler tu sonrisa. Y mi cuerpo lo celebra, tú ya sabes cómo, tú ya sabes cuando.

 Laters, baby.

5 nov. 2012

¿No piensas besarme?

Esto de las relaciones, llámalo tú, llámalo yo, llámalo ellos, llámalo X, debería ser considerado, si no deporte de riesgo, máster en psicología.
y es que cómo puede la gente hablar de vértigo y adrenalina, si no se bañaron en tus ojos, ni abrazaron tus caricias, ni falta que les hace.

¿Sería tan intensa nuestra existencia sin el "tira y afloja"?
El ahora nos hacemos daño, pero los mas lejos entre mis sábanas. Que no hay nada más mortal que el fallarte por amor, y el teléfono no sostiene tu voz, repele la mía y te alejas, y te alejo, después no me sientes y te cagas de miedo, y decides que prefieres espinas con sonrisas a que no vuelva a ocupar tus madrugadas.
Entonces me vuelvo mayor, cabeza fría. corazón caliente, te entiendo y te enciendo, y quemamos las dudas, besamos cicatrices, saboreamos testosterona noctámbula.

En los días que no estás se vuelve muy aburrido luchar contra el mundo, respirar se vuelve innecesario, la lluvia en los semáforos grita nuestros nombres, suplica nuestros cuerpos. Y sólo existe una cosa buena en esta época de andenes y estaciones, cada vez que vuelvo es como la primera vez, como la primera noche en esa calle, cuando casi susurrando me dijiste que si no pensaba besarte.

27 oct. 2012

Si aún dices: venga; yo digo: vale.

A veces pienso que te pido demasiado, o que lo que te pido es demasiado para ti. 
Y seré yo,  que sobre valoro los detalles, que exijo palabras bonitas y romanticismo cuando están en peligro de extinción, que me ato a la locura de "contigo soy mejor", que me creo que puedo ser musa de algún poeta, cantante o escritor. De ti en general. De nosotros en particular.
Y araño tu escudo de hombre frío y cabal, escarbo hasta tus raíces, desentierro instantes, ilusiones y matices.
Así eres tú, así sos vos. Aunque por  fuera seguía siendo frío, el hombre de hojalata finalmente consiguió su corazón. Ya lo entiendo cariño, no quieres desgastar el tuyo, no quieres que se rompa de tanto usarlo, pero siempre está en el momento justo, cuando ya estoy cayendo al vacío. Míster Madrugada, señor de saliva y lumbre, muerdos de un instante, besos en cualquier parte.

Siempre cogiendo altura, siempre dejando señales, pero tú llévame al baile, aunque no vistamos de etiqueta, aunque se nos atraganten las verdades, y otra vez "si aún dices: venga, yo digo: VALE".

8 oct. 2012

Quiero vivir contigo.

Siempre hablándole a los papeles de nosotros, este cuaderno está cansado de oír la misma historia, de leer las mismas palabras.
¿Qué nuevo puedo decir de dos pieles que se necesitan? Que se aúllan como lobos para ver si el otro percibe su presencia.
Va todo tan bien cuando nos va bien todo... Aún así no puedo evitar volver a decir "Te echo de menos". Y de tantas veces que lo has leído, y de tantas veces que me lo has escuchado, seguramente ya no sea importante para ti. Pero sigue siendo tan real como la primera noche que me tuve que despedir, entre agua salada de ojo y labios temblando de miedo. 
Cada mañana subo la persiana como si el paisaje fuera a ser otro, como si fuera el nuestro. Pero es el mío, el de mi ciudad, que tiene tantas ansias de tu cuerpo como mi cama. Que apenas te conoce, pero que también se muere de ganas. Que no tiembla desde hace tiempo, pero que espera que suceda.
Y tú sonríes vanidoso cuando te cuento todo esto, entonces se calienta el teléfono a base de susurros y promesas de mayores.
¿Sabes? Estoy entrenando para ser ordenada, o al menos para no ser un desastre, últimamente dejo las llaves siempre en el mismo sitio, y casi nunca se me pierden, o casi siempre las encuentro. También me ha dado por limpiar todos los jueves a la misma hora. Y aunque no me ves, imagino que estarías orgulloso de mi. Dirás que no sirve de nada si el fin de semana de recuentro me dejo la ropa por todo tu cuarto. En realidad es una táctica, te acordarás más de mi si te pongo de los nervios, siempre he sido una astuta estratega, aunque nunca me ha servido para ganar batallas.
Adoro sacarte los colores y también de tus casillas. Lo suyo sería, o lo nuestro en cualquier caso, que no te cansaras nunca de mis manías, ni yo de tus olores. 
Acuérdate de venir siempre hirviendo ahora que se aproxima el frío, que ya sabes que se me congelan los pies, y que sólo me alivia tu edredón, a veces incluso la calefacción del Laguna.
Deberías venir ya, o yo debería volver, que tengo millones de tonterías en la cabeza, y lo reconozco, sin ti no sé que hacer con ellas.
Y por si nunca te lo he dicho, propuesto, o prometido... quiero vivir contigo.

2 oct. 2012

Había una vez...


Ahora los cuentos de hadas y princesas han cambiado, han evolucionado, para bien o para mal como la sociedad. Ahora los héroes que quieren mejorar el mundo son los despectivamente llamados “perroflautas”, los gobernantes y la realeza ya no es justa ni honrada y la bruja malvada lleva barba y vive en Moncloa.  Los vestidos de las damas se ensucian y el cristal de los zapatos se rompe.

Estamos muy enfadados porque nos prometieron perdices para siempre pero los platos de muchos siguen vacíos. Estamos tan cabreados que la policía paga su frustración con nosotros, y nosotros con ellos, y no nos paramos a pensar que en realidad compartimos la misma crispación, los mismo sueños, el mismo enfado. Y no nos damos cuenta que a ellos también les están robando poco a poco, y que tienen miedo, mucho miedo y por eso obedecen a la bruja mala. Y ellos, debido a todo ese miedo no se dan cuenta que nosotros estamos desarmados y que también luchamos por ellos. En este cuento se necesita más empatía, y creo que de eso queda poco en todos los lugares de este reino que ya no queremos. No tenemos lámpara que frotar para pedir nuestros deseos al genio, Dumbo se ha hecho Republicano y la cueva de Alí Babá ya no es del pueblo.

Y no sé como acaba nuestro cuento, solo espero que los malos mueran o se hagan buenos… Había una vez, y otra, y otra, y muchas más, y tantas que se acabaron.

25 sept. 2012

¿Cara o cruz?


La gente suele hablarme de patriotismo, me dice que no soy una buena española, que sólo sé criticar a mi país.
Qué es ser un buen patriota? Qué es amar a tu país? 
Ser conformista, cerrar los ojos ante el hambre, la injusticia y las desigualdades, callar la boca ante el creciente número de parados, de embargos, de gente que tiene que dejar los estudios ¿? ¿Cara o cruz?
Mi patria es desear que mi país reduzca sus desigualdades, la pobreza, que regresen al pueblo los derechos que tantos años tardó en conseguir y que en tan poco tiempo les han arrebatado.
Si tienes un hijo que sólo trae problemas a casa, que perturba la paz y el Bienestar de la familia ¿Le dejas de querer?. Claro que no, le quieres, pero deseas que cambie, que mejore, que sea bueno.Lo mismo me pasa a mi con España.
También están esos padres que no saben ver los fallos de sus hijos, para mi esos son los malos patriotas. (!Mi hijo no! Mi hijo es bueno, mi hijo es perfecto, mi hijo no roba la merienda a sus compañeros en el recreo...)
Mi querida España, vuelve a casa, pero vuelve justa, libre y con todo lo que te llevaste. Te estamos esperando...

19 sept. 2012

Las estaciones frías.

Desde que me acuerdo he sentido predilección por las estaciones frías. Creo que tienen un toque bohemio que muy pocos saben apreciar. El color de los árboles, el olor a leña del pueblo, la lluvia, todo demasiado especial para que cualquier ojo lo pueda valorar.
Pero sobre todo amo las estaciones frías por el tiempo que hemos pasado debajo de esas mantas, "a la orilla de la chimenea", extinguiendo el resto del mundo y quedándonos sólo nosotros.

Aunque hace ya casi tres años que he tenido que cambiar nuestra chimenea por el brasero de un piso de estudiantes, tu compañía por apuntes, tus besos por cafeína, tu voz por canciones, nuestro deseo por Gin Tonics. 

Y es que cuando quieres abrir los ojos, Peter se ha marchado, los colores de mi cuarto desgastados, y el hada del moño rubio y el vestido verde se ha hecho prostituta para conseguir más polvo. Y yo quiero seguir siendo una niña, tu niña. Si me das un huevo Kinder abro primero la sorpresa, y lo mismo ni me como el chocolate. La inercia te empuja a vivir sola, a buscarte tu misma los analgésicos, llega un momento en el que ves más hambre que juegos, más muerte que espejos, de repente te interesa el telediario y escuchas su mentiras. Lo del Ratoncito Pérez tuvo un pase, lo de los Reyes Magos dolió pero perdoné, pero con lo de la Democracia ya os estáis pasando de la raya.

Y desde entonces, entre tu ausencia en mis delirios, y toda la mierda que guarda el mundo, me enfadé con el invierno y sus humedades. Hice un pacto con el calor, que me prometió vernos cada día. Quizás estas estaciones no tengan la culpa, pero es más fácil echárselas a ellas que al destino, que no se puede oler, ni si quiera tiene color...

Pero supongo que esto será temporal, y que volveré a amar al otoño, como amo cada gesto de tu cara, cada movimiento de tu cuerpo, cada palabra pronunciada.


16 ago. 2012

Revolución.

Revolución. Eso has sido en mi vida desde el primer momento que cruzaste mi portal. Yo, orgullosa, pesimista e incrédula de eso que llamaban amor, salgo a buscarte, me como el mundo y muchas veces hasta pido perdón.
Debería darte vergüenza, era tan solo una niña cuando vinculaste tu existencia a mi libertad. Paradójica y dulce dependencia. Como caminar sin ropa sobre la arena del mar y que se te hundan los talones.
Detesto mi manía de salir a encontrarte incondicionalmente, eso me hace tan frágil ante ti, pero más odio que tu sabiéndolo te empeñes en perderte. No eres el centro del mundo aunque lo seas para mi.
¿Te he hablado alguna vez de la música? Si, ya se que no compartimos los mismos gustos, yo pongo una canción y comienzo hablarte del mensaje que esconde, tú solo quieres oír el ritmo. A mi me vale, en ese momento te sacas de la chistera la única cosa que consigue taparme la boca. Un beso, me callas con un beso y a mi me vale, y a mi me sobra.
Porque se me asemeja a la magia, ¿Te he hablado alguna vez de la magia? La magia es eso que haces tú cuando quiero llorar y me arrancas una carcajada, y por parte me cabreo porque quería ponerme seria, pero te lleno de saliva al reírme y a ti te sabe dulce, y no me queda más remedio que volver a sonreír, mago de pacotilla, siempre un As bajo la manga...
Hoy me he estado acordando de la humedad, del calor y los relámpagos, creo que nos va haciendo falta una tormenta de verano. Pero no si juntos no acabamos empapados, ya sabes, como siempre.

14 ago. 2012

Mi ilusionista favorito.

¿Os ha pasado alguna vez de no saber si lo que sentís por una persona es amor o admiración?
Quizás sea una mezcla de ambas, quizás quieres pensar que sólo es admiración, por eso de que es un amor imposible, o más bien improbable, platónico. A estas alturas no sé que tipo de sentimiento era el que me producía mi profesor de ética de 4º de la ESO, apenas tenía quince años cuando comencé a idolatrarle, sus principios, su forma de hacerte comprender, de respetar...
¿Cómo llamar su atención? Tener sobresaliente en la materia no ayudaba si físicamente no eras gran cosa. Así que abandoné mi empeño en hacerme notar y mi admiración, mi confusión y yo, nos quedamos en silencio.
Y entonces pasó una de esas cosas que llegan sin avisar para sorprenderte, la improvisación siempre es la mejor opción. Y este profesor de cuyo nombre no quiero acordarme, se plantó muy serio frente a mi. Me disculpé, ya sabía que venía a echarme la bronca por estar cantando en mitad de una clase. Entonces sonrió y me preguntó: ¿Al alba?, ¿Al alba de Aute? ¿A caso sabes de qué va la canción?
La situación me hizo gracia, aunque no mucho su tono vacilante. Y me puse a explicarle eso de que la compuso  a raíz de los últimos cinco hombres que mandó fusilar Franco. La historia de la canción es algo más larga, pero no nos desviemos del tema y sigamos con lo de mi profesor.
Ante mi respuesta volvió a sonreír y me preguntó que por qué le gustaba a una niña de 15 años este tipo de música (lo de niña me dolió).
Le respondí que mi madre para dormirme me cantaba Jara, Aute, Silvio o Serrat entre otros.
No dijo nada más, al día siguiente me trajo un CD de un cantautor desconocido para mi, mi madre no me había cantado ninguna de él, creo que le pilló a deshora su talento.
Ismael Serrano era este cantante, y la primera canción del disco que mi profesor se había molestado en grabarme "Al bando vencido". Y así quedé cautivada por otro hombre desde la primera frase de la canción, es probable que desde el primer compás. Y es que este músico tiene la capacidad de convertir cualquier aspecto de la vida en arte. Mi ilusionista favorito, de esos que "te erizan la piel y te rescatan del naufragio".

9 ago. 2012

Los fantasmas somos nosotros.

Observando los tiempos que acontecen y reconozco que debido a cierta obsesión que tengo con los mensajes sociales de Benedetti, he alcanzado a darme cuenta, que el tiempo desgasta las conciencias y lo que en algún momento fueron jóvenes afiliados a un ideal, luchadores por sus derechos, con un claro objetivo donde jamás se dejaban corromper por el poder, ahora se van afiliando a las exigencias del dinero, del mercado, del aparente irrompible sistema capitalista y mundo globalizador.
Y voy más allá, gente que tiene actualmente unos principios sólidos hasta que ponen precio a los mismo y se venden por interés personal.
Es entonces cuando te conviertes en todo contra lo que luchaste tiempo atrás. 
Yo lo tengo claro, no me quiero convertir en mis propios fantasmas.
Y es que decía este autor antes nombrado, que la globalización es la obra maestra de la hipocresía
Esto es porque su discurso propone igualdad, reducir diferencias, un mismo sistema mundial, pero solo consigue afianzar las diferencias entre pobres y ricos. 
Y señores, ni una sola persona merece ser millonaria si para ello muchas deben pasar hambre.
El fin justifica los medios, únicamente cuando las consecuencias finales sean positivas, no cuando te cobras millones de vidas para que unos pocos vivan en placer.
La pobreza no es tanta si está bien repartida.

27 jul. 2012

7 días.

Llevaba tiempo sin escribir sobre nosotros, al igual que tú sin poner nuestra canción favorita mientras revisas nuestras fotos. Será por eso de que nos gusta hacernos daño para comprobar si aún nos importamos.
Siete días de prueba amor, siete días en cinco años, hasta esos números tan pequeños me hacen daño, claro, como soy de letras...
Pero en ese tiempo no pudiste soportar el imaginar que mis sábanas olieran a otro, te atemorizaba pensar que acabara de ver en otro sofá o en otro colchón, todas esas películas que nos hemos dejado a medias, esas en las que nosotros mismos inventábamos el final.
De todas las veces que elegiste el camino fácil (o eso creíste) esta fue la más cobarde de todas, la más egoísta. Pero no es tiempo de hacer más sangre, ya solo me queda la cicatriz para recordar lo frágiles que son las promesas.
Al menos  has aprendido a curarme las secuelas que deja tu orgullo. Nunca me creí esa facilidad tuya para tachar recuerdos. Y aquí estamos otra vez, tu y yo por inercia, km0. Tú, siempre buscando el infierno, has elegido quemarte conmigo.
Y ahora continuemos con esto de olvidarnos del resto del mundo, del frío de otros brazos, de lo seco de otros labios. Sigamos con nuestra fotosíntesis particular, yo te ilumino, tú me riegas, nos alimentamos...

19 jul. 2012

El más malo y la menos buena.

Los celos son irracionales. El amor también. 
Cuanto mas quieres a alguien, menos lógica tiene todo. Y menos capacidad de raciocinio nosotros. 
Lo fácil sería ser animales, actuar por instinto, dormir, comer, aparearnos... Sin sufrir si ese león ahora está con otra leona con la melena algo más cuidada que la tuya.
Pero precisamente ser seres con intelecto nos hace estúpidos, y somos nosotros los que complicamos las cosas, como si ya de entrada no fuera lo suficientemente difícil.
Y si no, quién no ha dicho alguna vez "Le quiero y punto" así, sin explicación. Y te enamoras del más malo o de la menos buena.
Y es que a fin de cuentas te da igual que él sea un cabrón, o ella no la más santa. No escuchas los consejos, no vemos las consecuencias negativas, ¿Es que a caso las hay? Porque al final los buenos momentos acaban borrando las lágrimas, enterrando el sufrimiento, al menos hasta la próxima bajada. El amor es eso, un deporte de riesgo para nuestro organismo, lleno de subidas y descensos, y nosotros mismos somos los que tenemos que valorar las secuelas que nos dejan estas hostias. 
Y si aún no os ha pasado, preparad los pañuelos, entrenad el orgullo, pero sobre todo, disfrutad de las carcajadas.
"Tú me haces el dolor y me curas las heridas".

27 jun. 2012

Las lágrimas son un trámite.

Cuando era pequeña y mi madre me secaba las lágrimas al llorar, me enfadaba mucho, porque pensaba que si me las limpiaba, el asunto tendría menos importancia.
Poco tardé en darme cuenta que las cosas no son importantes por las lágrimas que derramas por ellas. Si no por las sonrisas que te provocan y el tiempo que dedicas haciéndolas parte de ti.
El llanto es sólo un trámite por el que hay que pasar, cuando has puesto todo tu esfuerzo en algo y al final los planes no han salido como deseabas. 
Pero al fin y al cabo la vida es eso, ensayo error, y esos misterios, la incertidumbre, el no saber de antemano nuestro futuro, todo eso es lo que hace emocionante y maravilloso vivir.

2 jun. 2012

Nuestros días en la Capital.

Nunca me gustó la Capital, siempre me pareció de color gris. Y más esos cinco días que la lluvia no perdonó nuestra visita. Yo bromeaba, "de Madrid solo me gusta el agua del grifo". Pero dio la casualidad que estabas allí junto a mi, en esas calles llena de desconocidos con falta de analgésicos y coches  apresados en humo de combustible. 

Y conseguiste que Gran Vía me pareciera un Bulevar. Que Sol iluminara a las 2.00 de la Madrugada y temblara el Kilómetro Cero. Que los Egipcios me regalaran el Templo de Debod y la calle de las letras un beso bajo el paraguas. Mataste de celos al Manzanares que deseó ser mi pelo para sentir tus manos. En los paseos jugábamos a la anarquía y Alcalá quiso cerrarse por un día para que no molestaran a su ciudad. En el Retiro nos señalaban las estatuas, pero no te importaba, sabías que era envidia.

Y esta es la historia de cómo conviertes en música el ruido.

27 may. 2012

Defectos.

Como soy de cara fina no tengo esos hoyuelos en la cara que tanto os gusta, ni pelo rubio y rizos de peluquería o piernas largas, ni ojitos azules o manicura francesa, ni puedo ensuciarte la cara de rimel al besarte. 
No puedo ofrecerte pechos con los que arroparte cuando apriete el frío o te entren las ganas. No me gustan  las discotecas y bailar esa música para glúteos de gimnasio. Odio ir de compras y no te podré sorprender cada sábado con un vestido nuevo. 

Pero podemos hablar de romper en risa tu pena, de convertir en realidad nuestros cuentos, de palabras acabadas en gestos, de regar mis defectos y alentarlos con caricias, de comer en mi ombligo y hacerte inmortal, de morder tus orejas y oler tus deseos, saborear tus motivos, de llenarte de noches mis flaquezas y otros vicios...

¿Hacemos un trato? Yo venero tus maneras y tú idealizas mis pecados.

21 may. 2012

Espera.

Sé de sobra que te asustan los vacíos en nuestras habitaciones. Que se te ensancha el coche en los semáforos y pasos de cebra. 
Que tiemblas al llamarme si no lo cojo al primer toque. Que admiras y odias mi manía de querer luchar contra mentes dormidas. ¿Que te pone mi rebeldía? Ya lo sé, pero te amarga no fumártela cada día. Que no soportas las tormentas de verano si no acabamos empapados. Que te acojona mi sonrisa si no la ves de frente y se la regalo a otra persona. Que has dejado de ser fuerte en el momento en el que yo he crecido.
Y no te lo voy a permitir, sigo necesitando de tus manos en mis muslos. Y eso que haces con los ojos cuando bebes la ginebra. De tu risa reventando mis oídos y poniendo en jaque mi autocontrol. Necesito que me pongas de los nervios, que despeines mi cabello y me muerdas el orgullo. Que me despiertes por la mañana, me quites las legañas y tires a la mierda el resto del mundo.

Lo necesito.
Hasta entonces... espera.



13 may. 2012

La Alameda.

Al sitio más mágico de esta ciudad le sienta bien la primavera y viceversa.
La Alameda se vistió de conciencia social anoche para albergar cuerpos sedientos de Democracia y otros licores.
Curioso que me sienta como en casa en el paseo que no conoce tu risa ni mis ansias.
Sentarse en un banco y simplemente respirar, se me antoja terciopelo. Manos acariciando cuerdas, caricias haciendo música, canciones que te cuentan historias renacidas.
Supongo que esto pasará con  todos los lugares que hace de quimeras para poetas y luchadores.
Cerré los ojos y sentí el aliento de los árboles y el susurro de litronas rozando labios revolucionarios.
Algunos uniformes vigilaba nuestras gargantas con ganas de revanchas, de destruir utopías.
Pero la libertad ni se crea ni se destruye. Sólo se transforma.




11 may. 2012

Como nunca.

Báilame agua, bebe en mi ombligo.
Eriza mi piel, ríe conmigo.
Amarra mi pelo, ataca a este frío.
Descalza tus pies, duerme conmigo...
Como siempre,
Como nunca.

6 may. 2012

La luna.

Cuando llegaste, yo estaba allí, al final de la barra, bien jodida, pero te parecí preciosa. 
O eso me solías decir.
Recuerdo que no tuviste que mentir ni rogar mi calor.
Que ya era tuyo desde ese día, cuando me diste tu número para que pareciera menos triste.
Entendí a Descartes en un momento, me miras, luego existo...
Y yo que nunca creí en los amores a primera vista, asumo que no los habrá de otro tipo.
No ha hecho falta rebuscar en mis costuras para que el tiempo sin ti me escociera como antes.
Lo justo estaba esta madrugada la luna para hacer el amor en algún parque.
Y matar de envidia a esta falsa primavera que acecha con frío las ciudades.
He vuelto a pensar en el abismo de tus manos y se ha hecho el silencio.
Se han callado en las calzadas caminantes y aves de paso.
Pero no todos los silencios son incómodos. 
Los que están llenos de escalofríos y temblores se disfrutan con la vida.
Y si no nos vencieron las distancias ni manías, no va a hacerlo ningún recuerdo.
Aunque cargue y precipite acosadora melancolía.

2 may. 2012

Recuerda

Ahora que los dos entendemos de habitaciones vacías, has de saber que mis sábanas se vuelven esparto en cada madrugada de condena en este exilio. Y me rozan, y me dejan herida...
Si mis fugas de cordura siempre han sido para encontrarte en rincones de derroche y muebles maltratados por pasiones.
Desde el principio preferiste las fragancias y humedades de mi cuerpo y la penumbra de mi cuarto, a la claridad que te brindaban los cielos despejados.
Pero entre kilómetros y semanas sedientas de reencuentros, surge la duda en tu cabeza y en mi estómago, es siempre invierno en nuestras calles, y no te paras a recordar que vivimos para salvarnos de todas esas personas que no sabrán entendernos.
Vuelve a casa, abre el primer cajón de tu mesita, saca todas mis cartas, y recuerda que te venero desde niña, cuando aún te parecía inocente mi sonrisa.

26 abr. 2012

Dependencia o libertad.


En mi opinión lo complejo de las relaciones, es la variedad de necesidades que reside en el interior de cada ser humano. Queremos disfrutar el momento sin atarnos a alguien. Valoramos una amistad por encima de una vida en pareja. O por el contrario buscamos esa persona que nos acompañe en el día a día como órgano vital. Sexo sin compromiso, sexo con amor, relación abierta, relación de respeto mutuo...

Pero, ¿Cuándo pasamos de un extremo a otro? ¿En qué momento dejamos de ansiar nuestra libertad para coartar la del otro? Al fin y al cabo los celos no son más que carceleros que tan sólo merman la autonomía de cada uno. Al ver al otro como algo imprescindible para vivir, y desear que el también nos vea así, reducimos nuestra existencia a la mera dependencia.
Si atamos con rienda corta a la persona con la que queremos compartir nuestros días, probablemente terminemos consiguiendo que desee huir. Las cuerdas que están siempre tensas terminan deteriorándose, desafinando... En cambio, si les dejamos ser independientes amarán nuestra libertad y desearán beber de ella.

17 abr. 2012

He pensado...

A veces me cansa esperar que surja la vida
en un aliento de humanidad, 
en un suspiro de piedad.

He cerrado los ojos, 
he imaginado tu mano en mi hombro, 
tu voz susurrándome que al abrirlos 
todo iba a estar bien.

He pensado en hombres sin miedo, 
en desiertos vencidos donde brotaba la hierba, 
en un sistema justo que reparta lo que no es nuestro, 
lo que la Tierra nos ha ofrecido.

He pensado en reinventar los cuerpos 
y que lo bello no fuera un desfile en Cibeles. 
Dejar de inflar sus vientres con nuestras ambiciones 
y saciar el nuestro con su hambre.

He pensado en pueblos con casas de cal 
y mujeres bordando banderas prohibidas. 
Y llenar con esa imagen el viento de libertad, 
que recorra las calles de ciudades dormidas.

He pensado cargar sus armas con flores 
de Revolución de algún país vecino.
Devolver a las madres 
de la Plaza de Mayo sus hijos. 


Parar el poder, el engaño, 
la manipulación, la corrupción y la ira.

He pensado que todo esto queda en deseo 
si seguimos vendiendo y comprando la vida,
alimentando el hambre, incendiando los sueños,
abriendo heridas...

14 abr. 2012

El más valiente.

Nos pensábamos inmunes ante tanta distancia. Contra tanto tiempo. Pero mi sonrisa se torna mueca si recuerdo los días de paseos hasta el río y caricias en mi portal. 
Me quedo callada, no sé qué decir, es de mala educación hablar con la boca llena de ganas, y no consigo tragar. El vaivén de tu cama era un estilo de vida, no permitas que me olvide del olor de tus sábanas. Busco alicientes que consigan que estos días no sean sólo sobrevivir a la rutina. 
Estas líneas vuelven a parecerse a las de la última semana, y me saben amargas, como si mis ojos se volvieran paladar. 
Sólo por seguir ahí, y no quitar mi foto de tu cuarto, sigues siendo el más valiente de todos los que conocí, y más sabiendo que de un tiempo a esta parte soy todo ruido, pura inercia...
No te preocupes amor, volveré a hacer la maleta con más ungüentos y menos ropa. Visitaremos de nuevo nuestra playa, sin prisa, sin cabeza, sin mañana. Te preguntarán si ya no te bebes mis manías. Contestarás seguro de mi que las estoy guardando todas para dártelas en dosis cargadas de adrenalina.

9 abr. 2012

Somos un mensaje.

Nos definirán de antisistemas.
A sus ojos radicales, subversivos, enemigos…
No somos la imagen que venden sus cadenas.
Somos la rabia del pueblo, el hambre del gentío.


Eslabones que se rompen de una economía elitista.
Si nosotros somos los locos, que me libren de estar cuerda.
Voces de esperanza ante su futuro sombrío.
Las batallas que más cuestan, no se libran en la guerra.


Reyes de la manipulación, amos del engaño.
¿Hablamos en sus términos para que nos entiendan?
No especulamos con los sueños del pueblo.
No invertimos en miseria.


Políticos sin voz ni voto, títeres de cuerda corta.
Salmones arrastrados por la corriente del dinero.
Conciencias adormecidas, mentes petrificadas.
No somos mercancía, nosotros no nos vendemos.


Cambiaremos el movimiento de rotación del planeta.
Armemos jaleo, hagamos Revolución.
Basta ya de tener miedo a patriotas ofendidos.
En la lucha está la solución.


Aunque nos corten las alas, aunque aprieten las cadenas.
Haremos como el agua, hondas que se expanden.
Faro para alumbrar la penumbra que nos dejan.
Gritos para sordos, somos un mensaje.





















6 abr. 2012

Mariposa de Vietnam.

Los sueños son inevitables y necesarios para avanzar. Pero pienso que no hay que confundir esos sueños con planes y premeditaciones. La vida se vuelve demasiado monótona y aburrida si pactamos nuestro futuro de antemano.
Hace poco me han enseñado, o me han demostrado que los días son más intensos si tan sólo nos dejamos llevar. Y eso hago desde que me dijeron que improvisando, las cosas salían mejor. Hasta ese momento no me había dado cuenta de todo lo que me estaba perdiendo, de lo que estaba dejando atrás. La vida es demasiado efímera para aferrarte a un plan. 
Seamos entonces como mariposas de Vietnam, que al saber que sólo durarán un día, viven cada momento con muchísima más intensidad.

25 mar. 2012

Cómo amar a una mujer.

En una de mis películas preferidas, "American History X", dicen que cuando no puedes superar algo, si alguien lo ha hecho mejor que tú, róbaselo y aprovéchate. Ni mucho menos quiero hacer eso con Mr Bobby, sería un sacrilegio. Pero sí me tomaré la libertad de cogérselo prestado. Así pues aquí va un consejo sobre cómo amar a una mujer. Esa gran duda existencial que siempre acecha a los hombres.

Bob Marley dijo: '' Puedes no ser su primero, su ultimo o su único amor. Ella amo antes y puede amar de nuevo. Pero si ella te ama ahora, ¿Qué otra cosa importa? Ella no es perfecta, tú tampoco lo eres, y ustedes dos nunca serán perfectos. Pero si ella puede hacerte reír al menos una vez, te hace pensar dos veces, si admite ser humana y cometer errores, no la dejes ir y dale lo mejor de ti. Ella no va a recitarte poesía, no está pensando en ti en todo momento, pero te dará una parte de ella que sabe que podrías romper, su corazón.. No la lastimes, no la cambies, y no esperes de ella más de lo que puede darte. No analices. Sonríe cuando te haga feliz, grita cuando te haga enojar y extráñala cuando no esté. Ama con todo tu ser cuando recibas su amor. Porque no existen las chicas perfectas, pero siempre habrá una chica que es perfecta para ti.. '' 

Ven.

Vienes y me revuelves la vida. Y yo, que vivo por la noche y sobrevivo por el día. Sólo quiero morderte la boca y dejar de quedarme a medias en suspiros y cigarrillos. 

24 mar. 2012

Escucha.

Apenas un compás, apenas una nota. Ya te ha atrapado, te envuelve. Cierras los ojos, no puedes subir el volumen, ya alcanzó su máximo, ahora sólo quieres que se calle el ruido, que se pare el tiempo, el cantante no ha comenzado a entonar, pero los instrumentos ya tienen voz propia.
Sabes que si el motor del autobús vuelve rugir estropeará la melodía, y te bajas en esta parada para evitar que eso suceda, aunque te falten kilómetros para llegar a casa. Solo de batería y tu corazón sufre de arritmia, pero se adapta a la canción, siempre lo hace. Caminando se ha hecho de noche, pero no importa, todavía no has apreciado el color del cielo, queda un minuto para volver al mundo real, para que la película de los días en esta ciudad sea combatir a la nostalgia, se vuelva en blanco y negro.
La música hace que tu ausencia duela menos.

21 mar. 2012

Es así...

Tensión. Tensión agradable. Me gusta. Me excita. Me despierta y me levanta de la hibernación de mi cuerpo. Desafía la rutina, la mira de frente, pone la melodía, marca el paso. Sube la líbido, aumenta el rojo de mi cara. Sonrío y me avergüenzo, Quiero y no puedo, rozarle. Me muero de ganas. Tenso la cuerda, intento que no se afloje, pero tampoco que se rompa. Acabo de encontrarlo y lo conozco desde siempre. Es raro. Tengo miedo, pero como en una atracción, la adrenalina hace que lo desee aún con más fuerza. Quiero más. Dame más. Mírame, ¿Tu también lo notas?

16 mar. 2012

Con "R" de rabia.

No voy a citar textualmente, pero Bob Marley dijo algo así como que los que están jodiendo el mundo no se toman ni un sólo día de descanso, entonces por qué íbamos a tomárnoslo nosotros. Hay que iluminar la oscuridad. Poneos en pie, luchad por vuestros derechos.

Estoy harta de sentir miedo, de dejar de creer en todo, la impotencia es una carga muy grande. Me habéis dicho que no vamos a conseguir nada, que no nos escucharán, que perseguimos utopías. Sepan ustedes que éstos utópicos moverán el mundo mientras ustedes lo ven a través del televisor. Querer conseguir algo aunque sea inalcanzable conduce al cambio, mejora las cosas... Me niego a cruzarme de brazos ante tanta injusticia.

Y siento vergüenza, vergüenza de que ustedes, nosotros, los herederos de la lucha y la sangre derramada de padres y abuelos tiréis tanto sufrimiento por la borda. Abrid los ojos, salid del letargo, ya habéis dormido bastante. Yo voy a seguir intentándolo junto a miles de compañeros más, pero tenéis que saber que os necesitamos, esto nunca será posible sin vosotros.


PD: Esto no es una canción, es un corte de manga.





7 mar. 2012

El hielo también quema.

Una buena forma de volver a vernos sería romperme en tu risa de niño, esa que a pesar de los años sigue sin cambiar. Mismo tono, misma melodía, mismo motivo... Entonces recogerías todos mis pedacitos rotos y explorarías cada matiz, para así triunfante volverme a unir. Siempre te he parecido de cristal, creías que podía estallar en cualquier momento, tenías miedo a soltarme por si acaso me daba contra el suelo. 
No hay nada que temer, no tienes por qué extrañarme, vete a tu cuarto, mi silueta sigue sin borrarse de tu colchón. Estás condenado a beberte cada día mi recuerdo hasta que vuelva. Yo sigo aquí, pensando en tu espalda, y acordándome de cuándo aprendimos que el sonido que desprende el bajar de cremallera, puede ser tan perfecto como tu y yo ante un semáforo en rojo
A veces piensas que en la distancia me vuelvo fría, lo que no sabes es que el hielo también quema. Y si te olvidas de todo esto..., si para que te tropieces conmigo una y otra vez tengo que ser piedra, lo seré.
Me arriesgaré a curarte si te hiero en el intento.

23 feb. 2012

Tú, yo, nosotros, ellas...

Esto de enamorarse en los ochentas tiene su magia no penséis que no. La rebeldía que conllevaba despertar de ese aletargo social. Pioneros en el tradicional amor de esquinas y picaderos de coches. La música disco, la excentricidad de la movida madrileña, asambleas juveniles de instituto... Él, chupa de cuero y chupón delantero en el equipo del pueblo, ella, tupé con cardado, rockera indignada y rebelde “con causa”.

Y pasaron esta década de la moda entre litronas, risas y amigos… pero juntos. Ahora tocaba centrarse, preparar oposiciones, alquiler de piso y “vamos a ser papis”. Ella dejó el rock, pero no sus ideales y se centró en la suavidad de la música y la contundencia de las palabras de ciertos cantautores que conoció tiempo atrás. Él siguió con eso de chupar en los partidos, dejó el casco por un buen uniforme y se quitó la cazadora de cuero que ya no pegaba con los pantalones de pana.

Seguirían trasnochando, la Pequeña Criatura que llegó en la Expo del 92, en las Olimpiadas de Barcelona, y cuando el Barça ganó la ansiada Copa de Europa, no comía, ni dormía, ni dejaba de llorar, decidió que ellos tampoco descansarían. Dejaron el subir de escaleras y pagar a la casera todos los meses por unas llaves propias y letras de hipoteca. Y en este hogar llegó al mundo los ojos más bellos y con más luz que se pueda imaginar, las manos con más talento, deportista nata y futura musa de bohemio. Surgieron así sus vidas y no serían nada sin alguno de ellos.

Él, la paz y la calma de cada uno, la risa y el ánimo, el abrazo infinito… Ella, guía y cordura de todos, conocimiento y razón, madre coraje de dientes apretados.

Por mi parte… Gracias por enseñarme, invitarme, dejarme volar, macarme el camino y dejarlo siempre iluminado para “volver a volver”.