19 nov. 2012

Autodestrucción.

Esta noche estaba... estoy escuchando los Kings of Leon, porque resulta que del vértigo de tu ausencia sólo me salva la música, a veces el chocolate y otras muchas dormir ocho horas seguidas.
Pero no nos desviemos, ¿por dónde iba?...¡Ah sí! El caso es que andaba leyendo a Salinas y escuchando los Kings of Leon y no sé por qué me acordé de la facilidad que tienes para encender la lumbre, y cómo consigues qué parezca tan sencillo, creo que podrías colorear el vuelo de las golondrinas y no morir en el intento. Si no fuera porque es físicamente imposible diría que también puedes enhebrar cables de luz en agujas de hilo.
Es como si me susurraras entre fluorescentes y matices, "No te preocupes nena, estoy aquí y todo está bien". Y sí, es verdad que todo es bien cuando estás, porque me sacas del dédalo en el que se encuentra mi cabeza, y exudo todo el veneno a borbotones que yo misma me inyecto, por eso de la autodestrucción y el masoquismo.

Así que, si lo sabes, haz que mi mente pare de inmolarse, que deje de escuchar música a todas horas y ven de una jodida vez.

PD: El lunes fue mejor de lo que esperaba, apenas pensé en tus manos mil veces por suspiro.

1 comentario:

  1. Admito que me encanta leerte. Me resultan interesantes tus escritos, pero lo que más me atrae es que compartamos el gusto por el mismo cantautor, Ismael. Me encantaría conocer más de vos en cuanto a él y quizá lleguemos a llevarnos muy bien :) Te sigo en twitter y soy @AraTom_ . Saludos desde Argentina!

    ResponderEliminar

Coge altura. Deja señales.