25 sept. 2013

Si nos sacas de esta...



Ganas llenas de urgencia, 
y tú, agarrado a los kilómetros.
Te quiero más cuando no me necesitas tanto.
O al revés.

Tú que puedes, vete.

Vente.

Sal ya de las paredes que te han visto desde niño.
Que ahí no es tan fácil desnudarse.

Hazte de un ático, y dos estanterías.
Una para mis libros, otra para tus discos,
Otras para los vicios.
O nos alquilamos un ascensor,
Incluso en un metro cuadrado cabe la intensidad.
Y a nosotros se nos da bien pasar del cielo al suelo.

En mi próxima vida quiero ser un ascensor
En un rascacielos de Nueva York.

Vamos, si nos sacas de esta te canto a capella,
Sigo sin aprender a tocar la guitarra,
Por mi arritmia y mi pereza.
Lo máximo que hice fue poner las cuerdas.

Y ahí sigue, 

desafinada, en el rincón de las paredes azules.
Esperando a ser rescatada.
Como yo. 
También esperando a que me toques y sonar. 

Si nos sacas de esta,
Puedes romperme las medias,
Del corazón no hemos hablado nada.

Si nos sacas de esta,
En el metro cuadrado ponemos mi canción,
Yo hago como que sé bailar,
Tú como que no te piso,
Y que reviente el planeta en confeti esa noche.

Quiero bailar un slow with you tonight, honey.

11 sept. 2013

Ya te quiero, ¿Y ahora qué?



Ya te quiero, ¿y ahora qué?
Y se hicieron labios en todos los espacios,
Fueron ocupas del tiempo vacío de responsabilidades.
Aprendieron a ganar guerrillas en los cuartos,
Y ella introducía saliva entre la piel y los huesos de él.
Para que no se secara nunca,
Para que nunca olvidara su sabor.

Que era pequeña pero amaba grande,
Como todos los abismos de los días en que no están.
Y sobrevivían a la vida.
Y morían de calor en los colchones.
Y sus manos la hacían de carne y de agua.
 Se regaban, para que crecieran en las ausencias. 

Gran vía no era igual sin que le agarrara la cintura,
El km 0 se quedaba en negativos,
Y juraba que no volvería a la capital sin los besos de él.
Que las ciudades sólo eran especiales
Porque él la mantenía en equilibrio sobre los tacones,
Y podía recorrer las calles 10 cm más alta.

Antes de que toda la inercia del otoño
Le volviera chiquitita,
Insignificante a la rutina de apuntes y cafés.
De la ciudad vacía de él.

Y sin embargo, 

Volvía…