20 ene. 2012

Bailarle el agua.


Esa maldita capacidad de sacarme del hoyo cuando más hundida estoy, en esos días que me ahoga el vacío de la cama.
Todos estos meses he pensado en algo que me haría feliz. Me gustaría que cada día al lavarme los dientes tu cepillo estuviera justo ahí, al lado del mío, como si ese fuera el único lugar del mundo al que debiera pertenecer.
Eres capaz de coger al mundo por las pelotas y deshacerte de él con una patada de rabia. De rozarme con la punta de los dedos la barbilla y se me reviente la vida en un segundo.
Que la sutileza de un susurro estalle en tu garganta y me suene a dulce rock.
Vienes y  las calles se encojen en un suspiro al ritmo de tus pasos, a la vez que se encabronan las hojas de los árboles porque el viento se ha encelado de tu pelo.
¿Y cómo evito bailarte el agua si no sé dejar de ser satélite?

15 ene. 2012

Llueve.


Llueve.

Llueve y eso me hace pensar en ti con más fuerza, e imagino que te tengo cerca.
Porque todos estos días sin ti son como precipicios, me dan vértigo sin tu voz. No lo pensaste bien, no imaginaste que esta rutina me convertiría en una joven sin sueños ni vicios.
Fue tan fácil acostumbrarse al recoveco de tus brazos que hasta tu sombra se moría de celos a la caída del Sol.
No nos tomamos el último café, la culpa fue tuya, me dijiste que sólo te gustaba con hielo, y que el invierno no era una buena época para beberlo así, dijiste que cómo las barcas de pedales, esto también era mejor tomarlo con menos ropa.
La lluvia me hace recordar a las tardes de domingos grises, en ese sillón viejo y deteriorado, viendo alguna de mafia y comiendo esas palomitas de la tienda que hace esquina con el bar de los taburetes rojos y los cuadros de “James Dean”.
Recuerdo las noches en el coche, el que tenía la pintura saltada por los años, donde tiempo atrás se amaron también tus padres, y las gotas resbalando por los cristales parecían infinitas…
En el fondo adoro la lluvia, porque todos los chaparrones desde hace cinco años los hemos pasado juntos.
Abro la ventana y dejo que entre el olor a tierra mojada, imagino que es tu perfume, y que estás a punto de llegar.


Hoy llueve.



7 ene. 2012

:'(

Lo del Ratoncito Pérez tuvo un pase, lo de los Reyes Magos dolió pero perdoné, pero con lo de la Democracia ya os estáis pasando de la raya!