27 may. 2012

Defectos.

Como soy de cara fina no tengo esos hoyuelos en la cara que tanto os gusta, ni pelo rubio y rizos de peluquería o piernas largas, ni ojitos azules o manicura francesa, ni puedo ensuciarte la cara de rimel al besarte. 
No puedo ofrecerte pechos con los que arroparte cuando apriete el frío o te entren las ganas. No me gustan  las discotecas y bailar esa música para glúteos de gimnasio. Odio ir de compras y no te podré sorprender cada sábado con un vestido nuevo. 

Pero podemos hablar de romper en risa tu pena, de convertir en realidad nuestros cuentos, de palabras acabadas en gestos, de regar mis defectos y alentarlos con caricias, de comer en mi ombligo y hacerte inmortal, de morder tus orejas y oler tus deseos, saborear tus motivos, de llenarte de noches mis flaquezas y otros vicios...

¿Hacemos un trato? Yo venero tus maneras y tú idealizas mis pecados.