2 oct. 2012

Había una vez...


Ahora los cuentos de hadas y princesas han cambiado, han evolucionado, para bien o para mal como la sociedad. Ahora los héroes que quieren mejorar el mundo son los despectivamente llamados “perroflautas”, los gobernantes y la realeza ya no es justa ni honrada y la bruja malvada lleva barba y vive en Moncloa.  Los vestidos de las damas se ensucian y el cristal de los zapatos se rompe.

Estamos muy enfadados porque nos prometieron perdices para siempre pero los platos de muchos siguen vacíos. Estamos tan cabreados que la policía paga su frustración con nosotros, y nosotros con ellos, y no nos paramos a pensar que en realidad compartimos la misma crispación, los mismo sueños, el mismo enfado. Y no nos damos cuenta que a ellos también les están robando poco a poco, y que tienen miedo, mucho miedo y por eso obedecen a la bruja mala. Y ellos, debido a todo ese miedo no se dan cuenta que nosotros estamos desarmados y que también luchamos por ellos. En este cuento se necesita más empatía, y creo que de eso queda poco en todos los lugares de este reino que ya no queremos. No tenemos lámpara que frotar para pedir nuestros deseos al genio, Dumbo se ha hecho Republicano y la cueva de Alí Babá ya no es del pueblo.

Y no sé como acaba nuestro cuento, solo espero que los malos mueran o se hagan buenos… Había una vez, y otra, y otra, y muchas más, y tantas que se acabaron.

6 comentarios:

  1. Ay, Pequeña Criatura...las promesas no son más que mentiras implícitas. El día en que nadie tenga nada que perder, será el día en el que el pueblo recupere lo que por derecho es suyo.

    ResponderEliminar
  2. La situación en la que se quedan los jugadores que siguen acatando las reglas del juego mientras que los moderadores se las saltan a conveniencia. Lo malo es cuando lo que llamamos "juego" en realidad quiere decir "Vida" y los jugadores son "personas". Por que damas y caballeros, el mundo en el que vivimos ha olvidado la esencia de la que se compone, las personas.
    Personas que dejaron de serlo para convertirse en números, datos ,estadísticas... A los que manejan los hilos no les importan tus emociones, sueños, inquietudes, miedos o aspiraciones... Solo cuantos numeros con un "+"delante les puedes aportar y si eso a ellos no les generará un " - ".

    La policia,la mayoría hombres y mujeres íntegros, dedicados a una profesión que les acompaña vistan o no vistan el uniforme,todos los días que su salud se lo permita.
    Regidos por unas leyes tomadas en común acuerdo por la sociedad que formamos.Pero,¿Que pasa cuando aquellos y aquello que juran defender, respetar y entregarles lo que sea necesario de ellos mismos, se encuentra vacío y frágil, por que los numeros de los mandatarios no cuadran o por qué no es lo que mas le interesa a unos pocos, si precisamente ellos defienden las leyes tomadas en el acuerdo de toda la sociedad? ¿En qué situación quedan aquellos a los que se les ordena que aguanten vejaciones, insultos y agresiones de quienes reclaman los que también son sus derechos y, a su vez, estos sufren la carga de quienes protegen los derechos ya adquiridos anteriormente?.

    El problema de los que respetamos las reglas del juego es que jugamos en desventaja.
    Es una lucha entre nobles con piedras y ratas con flechas.
    Las mismas reglas que nos permiten jugar, nos impiden actuar... la pregunta no es de que lado esta la policía o el ciudadano, la pregunta es ¿cuando romperemos las reglas?. No se trata de que la policía se quite el casco y deje al libre albedrio la dirección de la sociedad pues sería peor el remedio que la enfermedad. Se trata de que el mundo entero ha de tomar consciencia de que la persona es el fin en si mismo y no un medio para conseguir un fin material.
    El dia en el que nos pidan algo y no repliquemos inmediatamente a cambio de qué, podremos decir que hemos dado un paso en la dirección correcta.

    Pongo fin con una cita de Edmund Burke.- " Lo único que se necesita para que triunfe el mal es que los hombres buenos no hagan nada".

    Un placer pequeña criatura.


    ResponderEliminar
  3. De lo que tu hablas es la bondad humana, la tendencia humanista, la existencia del hombre como producto y no como productor, el desinterés...estás hablando de una utopía amigo, no pretendas convertir el cobre en oro sin haber pasado antes por la plata, no se si me explico.

    ResponderEliminar
  4. Sublime, y la cita de Burke la tengo apuntada junto con mis preferidas. Gracias.

    ResponderEliminar
  5. Hablo de la deshumanización de la sociedad. Hablo de que no somos conscientes de que los héroes de la historia y las historias, al margen de la parte de verdad y la parte de leyenda,¡¡ no dejan de ser hombres!!.
    En general, se han perdido los valores y no se valoran los principios, pues desgraciadamente cuando haces algo por alguien sin esperar algo a cambio nadie lo cree, nadie se fia, por que estan en el error de creer de que eso es tarea de santos, nobles y extraordiarios espiritus olvidando por completo que los anteriores son hombres igual de frágiles, finitos y limitados que el resto, pero con principios y valores definidos y arraigados por ideales positivos que lo sustentan. Esos hombres comprendieron que somos nosotros lo que decidimos que es una utopía y que no lo es. Será un proyecto inalcanzable hasta el dia que la necesidad nos empuje a darnos cuenta de que debió ser asi desde el principio para no tener que llegar a ciertos finales.

    ResponderEliminar
  6. Es exactamente a eso a lo que me refería en mi otro comentario, es la necesidad lo que marcará el ritmo al que la sociedad decida o no dar un paso al frente de una vez por todas. Estoy hablando de la sociedad, no sólo de esos miles que se amontonan en cada manifestación ( que ojalá fueran más). En una manifestación, al menos la experiencia que yo he vivido, es que un 60% de la gente que hay allí sabe la causa por la cual se manifiesta la gente, sin embargo solo un 10% de ese 60% sabe POR QUÉ REALMENTE ESTÁ ALLÍ, no es lo mismo conocer aquello por lo que luchas que SABER POR QUÉ LUCHAS, y la gente no comprende que hay que luchar ya no por los recortes, ya no por la subida de tasas, hay que luchar por acabar con ese proceso de deshumanización, de tecnicismo, de productividad, de ver a las personas como herramientas y no como productos de sí mismos....la gente no sabe por qué lucha...
    ¿Y cuando ocurrirá todo esto?. Sencillo, todo esto se pondrá en marcha en el momento en que nadie tenga nada que perder, ni un empleo, ni una subvención, NADA. En el momento en que la gente no tenga ni para comer será realmente el momento en el que la gente se echará a la calle a reclamar lo que es suyo.

    ¿Pero sabéis que es lo peor?. Que estas luchas tampoco irán enfocadas a acabar con todo lo antes mencionado...la gente se mueve por interés, la gente no va a luchar por salvar al propio hombre, por acabar con la tiranía de sentimientos, con la censura de la libre expresión, la gente saldrá a la calle por esos 1000, 2000, 3000 euros que cree que merece, y de esta forma continuará feliz con su vida ( lo cual es totalmente lícito, cada uno lucha por lo que cree correcto ).

    Pero es una pena...una verdadera pena...porque desde ahí arriba no hacen más que darnos una excusa para que por fin podamos reclamar aquello que nos es propio..y no lo vamos a aprovechar. Dentro de 3, 4 años las cosas volverán a ser lo mismo, se acabarán las protestas porque la economía resurgirá, pero el hombre seguirá atado por las mismas cadenas que lo llevan condenando a la miseria ya mucho tiempo.

    Un discurso un tanto utópico, lo sé. ¿Pero no es acaso la utopía el objetivo natural que todo ser humano debería tener?.

    ResponderEliminar

Coge altura. Deja señales.