25 mar. 2012

Ven.

Vienes y me revuelves la vida. Y yo, que vivo por la noche y sobrevivo por el día. Sólo quiero morderte la boca y dejar de quedarme a medias en suspiros y cigarrillos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Coge altura. Deja señales.