19 may. 2013

Vínculo emocional.

Estar vinculado emocionalmente a alguien, y que ese sentimiento sea recíproco, implica más presión de la que nos imaginamos.
Esto es porque ese sentimiento de feedback del que os hablo, tiene el mismo poder de hacer feliz a la otra persona, como el de joderla. Es decir, cuando eres importante para alguien, inconscientemente te idealiza, tiene una imagen de ti en el que le das todo lo que necesita para guardarte tan alta estima, eres como un patrón perfecto. Por eso si fallamos, y el fallar está en todo gen humano, si fallamos decepcionamos, y el otro se siente herido, porque no hemos cumplido las expectativas que tenían puesto en nosotros.
Ser importante para alguien supone una gran responsabilidad que estamos dispuestos a asumir, porque otro gen humano es que somos jodidamente emocionales, aunque nos empeñemos en ser iceberg. Y somos incapaces de estar solos, de no involucrarnos, de no sentir. 
Es entonces cuando sabes que has encontrado a tu "langosta", cuando la persona puede hacerte estar arriba y abajo, si no duele no es importante. El término langosta me parece apropiado, la primera vez que lo escuché en ese contexto fue a @izzy2603 y me pareció una expresión preciosa para hablar de relaciones, me dijo que en la serie "Friends" hacían referencia a este crustáceo, la langosta establece un vínculo tan fuerte con un miembro de su misma especie que conviven juntas durante años, compartiendo madriguera e incluso coordinando actividades, si las separan de su pareja sufren. 
Pero aun pasándolo mal por tu langosta sigues apostando por ella, digamos que seríamos como los colchoneros y el Atleti, les da igual sufrir si las alegrías les hace sentir intensamente, les hace estar vivos.
Creo que algo que nos ayudaría a parte de aprender a perdonar, es no pretender que nuestra langosta sea perfecta para nosotros, si no bastante, o muchísimo en su defecto.

3 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Todo depende de como definas la perfección. Yo la defino como un equilibrio entre virtudes y defectos. Y así la langosta no se marcha si le hacen cosquillas. Perdona los errores, porque los defectos también nos hacen ser quienes somos. Y sin ellos no seríamos tan perfectos ;)

    ResponderEliminar
  3. Es increíble como puedes llegar a transmitir, y en mi caso, a sentirme identificado con frases (no solo de este post, en general) que de una forma u otra han estado presente a lo largo de mi vida.
    Este es uno de los blogs que mas leo, que mas pendiente estoy de el (aunque a veces se me acumulan leer varios) que mas apetece leer, que en días menos buenos es un pequeño placer que te hace olvidar cualquier situación, que mas te llena...
    Es como una vía de escape a una utopía de la que no quieres volver. A todo el que puedo se lo recomiendo.
    También es de halagar tu canal de Youtube. Espero que tengamos Pequeña Criatura para rato y sigamos disfrutando de tantas emociones a través de una pantalla o auditivamente.
    Cualquier halago se queda corto hacia el blog y a la persona que lo mantiene con vida detrás de la pantalla, solo queda añadir que:
    Salud y viva La Tercera.

    ResponderEliminar

Coge altura. Deja señales.