5 feb. 2015

Ella.

Trágate tu amor imposible.

Ámalo libre.
Ama el modo en que ignora que tú existes.
Ama al cisne salvaje.
(Luis Rogelio Nogueras)



Ella, pecho de alquitrán,
estufa entre las piernas,
canción bajo la ducha,
recuerdos en su cadera,
amor de verano todos los inviernos,
quinientos días juntos,
los restos de un naufragio,
besos con alcohol,
niña con zapatos nuevos.

Ella, margarita deshojada,
tacones en la mano,
lazos en el pelo,
vestido rojo,
un beso en Malasaña,
tequila en las heridas,
corazón con suturas,
escalofríos en la cama,
un nombre tachado en la agenda.

Ella, que vive al final del tiempo,
que vive al borde del mundo,
que ama al cisne salvaje
y que corre con los lobos,
que sabe cuando alejarse y cuando quedarse,
cuando volar y cuando tomar tierra.

Ella, que anhela y desea,
ella sexual y ella domingo por la tarde,
ella caótica y preciosa,
ella con sal en las ojeras,
ella mapa y ella tesoro,
ella brújula y pérdida,
camino y meta,
que cree y que duda.
Ella que crea y destruye.
Ella cumbre, valle, bosque y río.

Ella, a veces la única, a veces la otra.

Imposible salir de ella.
Tan inmensa que no necesita nombre,
que los tiene todos…

Ella.
Ella.

Ella.

3 comentarios:

Coge altura. Deja señales.