24 feb. 2013

Zumo de naranja.

Siendo sincera, no entiendo muy bien el concepto "media naranja", o lo entiendo, pero no lo comparto. Supongo que la primera persona que lo utilizó estaba sola, es decir, se sentía sola, estar y sentir no es lo mismo.
Me atrevo a decir que echaba de menos a alguien, alguien importante, y que tenía la sensación de estar incompleta sin esa persona.
Yo no lo entiendo muy bien, porque mi sensación no es de estar incompleta cuando no estás, es más bien de estar vacía. Soy sólo estructura, cáscara. Por eso prefiero pensar en ti no como en media naranja, si no como en el jugo, en lo esencial de dicha fruta.
Eso es, cuando faltas yo sólo soy la piel, me falta la esencia, el zumo.
Como eres zumo, cuando te tomo sin echarte azúcar puede que estés algo ácido al principio, algo fuerte, pero aún así me encantas, me llenas. Porque nada tiene que ver eso del azúcar con las propiedades y vitaminas de la naranja. Y así sin endulzar me das fuerzas
Además he estado leyendo, eres bueno para mí. Puede que yo también lo sea para ti, ¿quién sabe?
Hasta sin azucar eres mi zumo preferido.
La naranja por su alto contenido en vitamina C es recomendada para frenar el envejecimiento por antonomasia. Para cubrir las necesidades de esta vitamina basta con ingerir al día dos piezas de naranja. Otra opción es tomarlas en forma de zumo natural.
Por lo tanto es de gran importancia que te tome al menos dos veces al día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Coge altura. Deja señales.