30 may. 2014

Estos son mis desastres.

Estos son mis desastres. 
Te invito a pasar.
Porque tienes las heridas 
más bonitas que he besado.
Porque vienes con esos aires de 
“soy el amor de tu vida”,
y claro, cualquiera te lleva la contraria…

Debería arreglarme,
que mis destrozos no se visten solos.
Es que amar
es desordenar el corazón.

Ni se te ocurra soltarme 
en mitad de esta tormenta.  
Desde que empecé a echarte de menos
nada ha cambiado.
No ha pasado nada. Solo el tiempo.

Me encanta cuando me ayudas 
a salir de mis vaqueros.
Eso también lo echo de menos.
Cuando una persona se convierte 
en un lugar.
Entonces sí.
El problema es no poder viajar
a esa persona.

Me gusta cuando me gritas con los ojos,
Con la boca llena de silencio.
Todos cometemos aciertos.
Deja de atentar contra mi autocontrol.
Que no soy tan fuerte
Como los grados que marco.
Como ese día,
Cuando fuimos a tu casa a tomar algo,
Me preguntaste  “¿Qué te pongo?”
Y torpe y clorada dije: “Mucho”.

Ahora solo quiero que el tiempo 
me ponga en tu lugar,
El tiempo, pone,  pasa, vuela y cura.
Pero ninguna de esas cosas
en el momento que deseamos.

Jodidas balas los relojes,
Malditas armas los calendarios.
Sin seguro.
Cargados.
De espera.
De tiempo sin ti.

De todas las veces en las que has estado lejos,
no he soportado ninguna.

1 comentario:

  1. Me ha encantado, se de que hablas...maldito reloj, maldito calendario, maldita espera...pero cuando llega , esas chispas no son fáciles de apagar, ni de igualar por las relaciones sin esperas...se sufre , pero son relaciones bonitas y con menos desgaste por que es imposible entrar en la rutina...un abrazo amiga...tic..tac...tic...tac...¡¡¡

    ResponderEliminar

Coge altura. Deja señales.