10 jul. 2014

Inevitable.

Quizás el problema sea que hemos dejado de querer ser héroes, para esperar ser salvados.

Yo lo que quiero es que destroces todos los relojes, que vayas deshojando sus manecillas, y que acaben en “me quiere”.
Que te olvides la saliva en mi ombligo, que no te acuerdes en donde dejaste los zapatos, y que no te importe.
Que te vistas sin remordimiento. Que te he visto marcharte con la sonrisa por el suelo.
Que suelo prometerte el cielo, y nunca cumplo lo que debo.

Y bebo.

Perdóname por vanidosa, pero quiero ser la mejor historia que haya pasado por tu vida.
Y si tuviera que ser un libro, fuera uno de esos de pasta duras y preciosas ilustraciones, un libro de esos que te marcan tanto que tienes que volver a leerlo.
Uno de esos libros que nunca cierras del todo porque no puedes pasar página.
Y que si lo acabas, solo sea para empezarme de nuevo.
De todas formas el olor a tinta ya lo tengo.

Quiero que seas mi última vez. Esa sí que nunca se olvida.
Y me pregunto si debería sentirme culpable por amanecer en tu cama entre tanta ansiedad colectiva, y miedo social al futuro.
Qué hago si te quiero en mitad de todo este derrumbe.
No voy a coserme a base de arrepentimientos. No con esta libertad que supone compartirnos sin pertenecernos.

Ese grado tuyo de inevitabilidad, o mi tendencia suicida a buscarte.

Al otro lado del mundo, fuera de nosotros, todos siguen siendo igual de cobardes.
La gente fuma, dan una calada a sus cigarros, y dudan.
Y yo no sé en cuántos cachos más partirme para no faltarte.

Sigo pensando que brillas tanto que quizás solo seas una mentira fugaz… y nunca termino de pedir de deseos.
Pero qué te voy a contar a ti de explosiones.
De estallar en millones de partículas por mi tripa.

Sigo siendo la misma, pero de otra forma.
Me hice más fuerte para encajar tus muerdos, para acostumbrar mi piel a tus uñas, para aguantar tu peso cuando te enredas en mi pelo.


Es imposible conocerte, y no quererte en el intento. 

4 comentarios:

  1. Dios mio.. que bonito, ¿no? Me ha encantao! La frase de "no sé en cuantos cachos partirme para no faltarte" me ha llegado.. De verad.

    Muchos abrazos, pequeña criatura.

    ResponderEliminar
  2. Es hermoso. De verdad
    Es imposible no leerte y que me llegues

    Besos y abrazos.

    ResponderEliminar
  3. He llegado aquí a través de Instagram. Solo puedo decir...GUAU! me ha encantado, escribes de lujo y te has ganado a una fiel seguidora!

    ResponderEliminar
  4. Cuanto más te leo, más me gustas. En serio, sigue escribiendo, que es una pasada ver tanto sentimiento y tan bien descrito.

    ResponderEliminar

Coge altura. Deja señales.