25 may. 2015

Y quinientas noches.

Me haces feliz y me jodes.
Y a mí siempre me gustó una de cal
y toda la arena que pudiera caber en mis bolsillos.

Que la felicidad es menos interesante que el drama.
De ahí que nos hagamos adictos al caos sentimental.

No puedes venir y sostenerme todo el tiempo,
como el que tiene un cristal entre los brazos,
para luego dejarme caer y estallar.
No puedes llenar mi cuarto de hogar
y al marcharte provocar un desahucio.
No puedes cantar mi canción una y otra vez,
una y otra vez,
para que luego me coma el silencio.

Ni siquiera has tenido el detalle
de llevarte tu olor.

Vuelve antes de que Sabina me haga olvidarte.
Y por favor, esta vez que no sean quinientas noches.

9 comentarios:

  1. Maravillosa,como siempre... no sabes cuanto empatizo con tus palabras,como las canciones q siempre hablan de uno,el mundo vale la pena por saber q hay personas como tu por ahí sueltas... no cambies

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias,de verdad que leer estas cosas me da el aire.

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Creo que me he vuelto adicto a tus textos!

    ResponderEliminar

Coge altura. Deja señales.