15 feb. 2012

Nunca jamás.

Y de un día para otro Peter ya no estaba a mi lado. Cuando quise darme cuenta los colores de mi cuarto ya estaban demasiado desgastados. Campanilla no sabe que sigo siendo una niña. Si me das un "Huevo Kinder" aún abro primero la sorpresa, y ya si eso, lo mismo me como el chocolate.

1 comentario:

Coge altura. Deja señales.