7 feb. 2012

Caótico.


Siempre has volado por encima de mi prosa, así es difícil estar a tu altura. Nunca di la talla ante tu orden, mi vida está tan descolocada como mi habitación, y eso siempre te ha sacado de quicio.
Continuamente has dado consejos a la parte más caótica que llevo dentro, aún sabiendo que volvería a dejarme las llaves y el dinero encima de la mesita.  A lo mejor lo manda mi subconsciente que siempre quiere dormir contigo.
“Hoy tengo cosas que hacer”, me decías, yo me sentaba a escribir como los indios y te observaba construir la vida con las manos. Me ha encantado volver a esto, estar sin tí ha sido como pedir el último "Gin Tonic" y que no quede hielo. Aún así nunca lograste mantener la concentración, apenas necesitabas mi aliento en tu cuello para atravesar la línea que separa la realidad de nuestro cuento. Me liaba tus palabras y me las fumaba poco a poco.Y tú, tan responsable, tan formal… acabas tirándote a jugar con el barro si digo que hoy me apetece ensuciarme la ropa y las pestañas.

9 comentarios:

  1. sigue escribiendo como los indios

    ResponderEliminar
  2. Tus palabras mojadas por tus lágrimas me atrapan el alma y me lo desgarra jirón a jirón, uno cada día. Te mueves sigiloso cual raposa acechando a su víctima esperando el momento más idóneo para apresarla. Me inyectas tu veneno poco a poco, tan lentamente que es difícil percibir que estás acabando conmigo día tras día. Mi silencio fué mi salvación, me fuí sin decirte adiós. Hoy yo vivo y tú agonizas lentamente en tu infierno.

    ResponderEliminar
  3. Increíbles palabras. Quién eres? tienes algún blog?

    ResponderEliminar
  4. Creer que lo que vemos desde hace mucho tiempo nos es conocido es presuponer demasiado. En realidad,todos deberíamos preguntarnos de vez en cuando si todo cuanto aceptamos y asimilamos como parte de nuestro entorno es realmente tal como lo tenemos configurado en nuestra mente. En ocasiones, creemos conocer a las personas por el simple hecho de que solemos verlas como parte de nosotros en nuestro día a día. Cuando, ciertamente, es solo un reflejo superficial de la profundidad y fondo que podemos llegar a tener algunas personas.

    El texto anterior es solo un reflejo de una etapa de mi vida.

    ResponderEliminar
  5. ¿Piensas que vivimos de reflejos?
    Yo quiero creer que vivimos de simples pero grandes momentos.
    ¿Qué algunos se quedan atrás? Sí, pero nos hicieron sentir y nos hicieron feliz.
    Si no te agarras a eso, si no te aferras a esas historias felices, ¿Qué nos queda?

    ResponderEliminar
  6. Me refiero a que hay personas que forman parte de nuestro entorno a quienes creemos conocer, nos formamos una imagen de ellos que no les hace justicia y que en algún momento de nuestra vida no se sabe por qué hay un momento a partir del cual empiezas a conocer a esa persona y te das cuentas del fondo y de las cualidades que tiene. Dicho de otra manera que, llegados al punto en que la vida nos ofrece la opotunidad de reduscubrir a quien creías conocer, es mejor lo que empiezas a redescubrir por la inmensidad del espíritu de la persona y por lo mucho que ésta te enriquece.

    ResponderEliminar
  7. Éste último comentario es una aclaración del segundo. En cuanto a lo que dije de "es solo un reflejo de una etapa de mi vida" (frase referida al primer texto) me refiero a he contado en muy breves palabras y muy resumidamente una etapa de vida.

    ResponderEliminar
  8. Tu vida alocada provoca mi risa, es este amor de cornisa, contigo loca poetisa lo que me hace respirar. Cabalga sobre mi, vuela y cuentame que ves, yo te espero en tierra si es que decides volver, ya que en ese globo que te eleva, dos no cabemos, esta hecho para ti.

    ResponderEliminar

Coge altura. Deja señales.